Sendas (o)cultas

Vivimos en tiempos de crisis. Crisis climática, crisis política, crisis epistémica también. Nuestros conocimientos no son suficientes para abordar los enormes desafíos que afronta nuestro planeta o encaran nuestras ciudades. Las tradicionales disciplinas de conocimiento no tienen respuestas para los dilemas que amenazan a nuestras sociedades y menos aún, tampoco tiene las preguntas más adecuadas. Aisladas, cada una en su dominio particular, las disciplinas no son capaces de vislumbrar un futuro alternativo: los urbanistas afanados con el diseño de la ciudad, las biólogas centradas en el cuidado de la naturaleza, la política ocupada en el gobierno de la humanidad… ¿Qué podemos hacer?

Este proyecto se propone comunicar entre sí esos conocimientos que permanecen estancos y aislados, cada uno ensimismado con su dominio, ignorando al otro que tiene a su lado. Lo hace trazando itinerarios y desbrozando sendas (o)cultas: callejeando en busca de respuestas, derivando en busca de nuevas preguntas, mapeando aprendizajes y proyectando futuros por venir.

El proyecto Sendas (o)cultas. Descubriendo la naturcultura urbana en un tiempo de crisis climática está desarrollado por Ciudad Huerto y ha recibido financiación de las Ayudas a la creación de la Comunidad de Madrid en la convocatoria 2019.

Lo que aquí llamamos sendas (o)cultas son itinerarios urbanos a través de los cuales re-descubrir la ciudad y la naturaleza, o más bien una manera de aprender a comprender las nuevas naturalezas urbanas. Nuestro punto de partida es sencillo y resulta especialmente relevante para el momento indefinido de crisis climática que habitamos: nuestras ciudades necesitan suturar la enorme distancia que se ha abierto durante siglos entre la naturaleza y la cultura.

Bien sabemos desde hace tiempo que ya tiene poco sentido mantener esa distinción entre lo cultural y lo natural. Nuestro mundo está hecho de semillas artificiales, land art, comida procesada, arte cyborg, árboles trasplantados, especies que hay que controlar… La naturaleza hace tiempo que dejó de ser un lugar prístino y aislado, y la cultura nunca ha sido tampoco una pura construcción humana. Necesitamos revelar las sendas (o)cultas que nos permiten conectar naturaleza y cultura: sendas de naturculturas urbanas, complejas y diversas.

Nos inspiramos, en nuestra propuesta, en la práctica medioambiental de los corredores verdes. Es bien sabido que la creación de zonas medioambientales protegidas no es nunca suficiente para proteger los ecosistemas. Hace tiempo que se descubrió la necesidad de comunicar entre sí parques naturales, zonas protegidas, etc. a través de corredores verdes que permitieran el tránsito de espacios que de lo contrario permanecerían aislados. Las sendas (o)cultas que aspiramos a diseñar conectan lugares en la ciudad y al hacerlo aspiran a suturar el abismo que separa a la naturaleza y la cultura.

Jugamos en nuestra propuesta con una triple acepción de la palabra ‘culta’ que nos remite a la calidad cultural de alguna cosa, la condición cultivada de la tierra y la admiración que se profesa por alguna cosa (como cuando rendimos culto: en este caso por Madrid). Las sendas (o)cultas de este proyecto pretenden conectar la naturaleza con la cultura en la ciudad, pero también aspiran a conectar disciplinas alejadas entre sí en una nueva manera de entender la cultura, la naturaleza y la ciudad.

Sabemos que nuestra propuesta, a través de sus sendas, dialoga con las tradiciones medioambientales de los corredores verdes, pero se hace eco también de una de las prácticas seculares del arte: la deriva que el movimiento situacionista convirtió en seña de identidad de su práctica artística.


El proyecto Sendas (o)cultas. Descubriendo la naturcultura urbana en un tiempo de crisis climática está desarrollado por Ciudad Huerto: Talma Alba, Pablo Llobera, Manuel Pascual (Zuloark), Alberto Peralta, Aida Rodríguez, Raúl Urquiaga y Adolfo Estalella.