Los revolución de los weblogs, o una alternativa a las noticias pre-cocinadas

On 01/01/2005 by Adolfo

Publicado en Código Cero, 2005.

 

Weblogs, blogs o en su acepción hispanohablante, bitácoras, un nuevo género de comunicación que fascina cuando uno se acerca a ellos, bautizados como una auténtica revolución dentro de los mass media suponen un soplo de aire fresco frente al modelo de comunicación tradicional de los medios, y algo más.

Un ejemplo de la lógica con la que funcionan los weblogs: a finales de septiembre, cuando la cadena CBS divulgó en uno de sus prestigiosos programas, ‘60 minutos’, unos comprometedores documentos sobre el pasado militar de George W. Bush, los primeros que señalaron con argumentos en la mano la falsedad de tales documentos fueron varios bloggers estadounidenses. Unas semanas después la cadena de televisión reconocía que les habían dado gato por liebre y que los informes eran un montaje. Es uno de los múltiples ejemplos de la forma como los weblogs están irrumpiendo en tropel entre los medios tradicionales.

Resulta difícil encontrar una definición para ellos, pero bastan unas pinceladas para hacerse una idea general de qué es un weblog. Son páginas mantenidas por uno o varios autores que escriben pequeños comentarios, ordenados cronológicamente de arriba abajo, con periodicidad diaria o casi diaria, y en los cuales el resto de lectores pueden añadir sus propias opiniones. El género de cada weblog varía tanto como sus contenidos. Hay autores que cuentan con todo detalle sus devaneos amorosos, otros que lo usan para narrar sus tejes y manejes en el trabajo o como plataforma de su labor académica, hay quien lo escribe mientras está de viaje y quien hace de su weblog un auténtico relato novelado y hay autores (bloggers) enfocados hacia el análisis de la actualidad noticiosa…

Son estos últimos, los weblogs dedicados al análisis y la crítica de la actualidad diaria los que han acaparado la mayor parte de la atención. Para muchos, este tipo de weblog se ha convertido en un modelo de comunicación alternativo, o incluso antagonista, frente a los mass media tradicionales. Normalmente uno se sienta solo frente al televisor o junto a la radio y espera el torrente de información que los grandes medios han cocinado para él. Sentado frente a un weblog, dentro de la Red, las reglas cambian.

Para seguir con el símil culinario, tengo que reconocer que el microondas y la televisión por satélite tienen sobre mi estómago y mi conciencia el mismo efecto. Degluto sin apenas masticar lo que sale de uno y otro, ya sean noticias pre-cocinadas por los medios o los platos preparados. En uno y otro caso el gusto y la crítica se te acaban adormeciendo.

Ante este panorama lo weblogs son una especie de revolución contra la información pre-cocinada. Podría decirse que los bloggers llaman a la rebelión contra los mass media como un chef convocaría a la imaginación para tomar el control de la cocina. “Hágalo usted mismo”, sería la llamada a las armas de ambos.

Pero no es el único aspecto interesante de los weblogs. Para muchos autores su weblog es un medio de realización personal. No es poco el tiempo y el mimo que algunos bloggers que conozco dedican diariamente a mantenerlo. A través del weblog un autor trasciende los límites de su piel. Sorprende en ocasiones la sinceridad con la que parecen denudarse muchos autores. El weblog se convierte en una forma íntima de expresión, un medio para exponer ante los otros las miserias y virtudes de uno mismo o de lo que le rodea, una vía para lanzar una mirada crítica sobre la realidad o para contar aburridas historias cotidianas. Cada weblog es un mundo, compuesto por quien lo escribe y quien lo lee.

Porque no se entienden los weblogs sin su sentido de comunidad. Quien escribe un weblog acaba rodeado por una comunidad fiel de lectores, muchos de ellos también bloggers, que lo leen asiduamente. Escribir un weblog es como cocinar para un grupo y nunca comer sólo. Quien encara un weblog tiene presente que está al mismo nivel que su interlocutor. Puede entablar un diálogo con su autor, porque están sentados a la misma mesa, rebatir sus argumentos y aportar los propios.

En los weblogs los autores vuelven a cocinar las noticias que han empaquetado los grandes medios. Un weblogger lee un artículo de un gran periódico, lo toma, lo analiza, lo rehace, y lo lanza a la Red para que se propague. Suele criticarse en muchas ocasiones la endogamia intrínseca de los bloggers. Eso de que uno reseñe el comentario que otro ha hecho sobre lo que un tercero ha escrito… si en ocasiones se critica esto como un defecto es sin embargo una de las mayores potencias de los weblogs, porque es este tipo de configuración en red de los miembros que componen la weblogosfera (el amasijo de todos los weblogs) lo que le da un gran poder.

Un blogger asentado nunca está sólo. Es él, su comunidad, y la weblogosfera que lo acoge. Lo que un blogger escribe resuena primero en las conciencias de quienes le leen, después en los bitácoras cercanas, y más allá su eco se oye por toda la weblogosfera. Para bautizar esta nueva forma de periodismo en la que cualquiera de nosotros se convierte en una potencial fuente de información se han acuñado múltiples términos: nano-medios o micro-medios, periodismo en red, “we media”, etc.

Los más convencidos llegan a augurar que los weblogs acabarán con los medios tradicionales, algo de todo punto desproporcionado porque en gran media los weblogs toman su materia prima de los mismos grandes medios a los que critican. Y de nuevo, más que un defecto debe interpretarse como una virtud, porque esta simbiosis con los grandes mass media es la que convierte a los weblogs en su perfecto antagonista. Un guardián vigilante que llama constantemente a re-elaborar desde una postura crítica lo que otros han pre-cocinado para nosotros.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *