Internet y la hipérbole mediática

On 01/12/2003 by Adolfo

Artículo para Acceso Metrix. Diciembre de 2003. Internet y la hipérbole mediática

La radio y la televisión hablan de Internet, ¿habla Internet de la radio y la televisión?. Dicho de otra forma, ¿por qué la radio y la televisión hablan de Internet?, y en segundo lugar, ¿por qué lo hacen como lo hacen?.Una buena parte de la cobertura de Internet en televisiones y radios es de carácter negativo, según el estudio de Acceso, pero incluso aunque tuvieran un enfoque positivo pueden adolecer de un mismo problema: la falta de profundidad. Y este es en mi opinión el gran vicio que presenta muy a menudo la cobertura de Internet en los medios, muy especialmente en la televisión. Las informaciones pecan a menudo de ligereza. La falta de tiempo y de medios suele ser en gran medida causa de esto, pero una parte de esta responsabilidad pertenece indudablemente a los profesionales. El estudio de Acceso Group es un buen pretexto para que los periodistas se miren (nos miremos) el ombligo y reflexionemos sobre nuestro enfoque hacia Internet (y diría que hacia las nuevas tecnologías en general).

Asuntos como la pornografía infantil, los virus, la piratería, estafas… son de indudable interés público, son temas fáciles de abordar para los periodistas. El problema es cuando el profesional se lanza a ellos sin precauciones y tiende sobre la Red un manto inmerecido de sospecha con lo que escribe.

Se echa en falta en muy a menudo que se raque un poco sobre la superficie para profundizar en las noticias. Tal es el caso de los extendido tratamientos que se hacen de la piratería en Internet, por ejemplo, donde en ocasiones no se va más allá del baile de números que proporciona la industria afectada. O del tráfico de pornografía infantil, donde no se llega más allá de la mención de tanto detenidos que poseían tal cantidad de material intervenido. Son dos temas recurrentes de la actualidad pero que se tratan con la misma ligereza sistemáticamente.

Tendemos a concebir a Internet como una mezcla de medios tradicionales. Se puede ver la televisión, la radio o leer el periódico en Internet, así que uno tiende a concebir la Red como una mezcla heterogénea de las tres. Sin embargo la propia expresión nos indica la diferencia: “leer el periódico ‘en’ Internet”, porque más que un medio Internet es un lugar, un nuevo espacio. Concebida de esa manera entenderíamos lo que ocurre en Internet de forma diferente, porque lo que acontece ahí no es sino la representación de lo que se cuece fuera de ella.

Cuando la televisión recoge las noticias sobre tráfico de pornografía infantil no estaría de más que en algún momento se llevara la reflexión hacia la constante instrumentalización de la infancia en el mismo medio: el recurrente uso de lolitas sensuales en la publicidad televisada, o la utilización de niños que adoptan poses de adultos en todo tipo de concursos.

El auténtico problema, sin embargo, procede de la hipérbole mediática que transforma en muchas ocasiones la anécdota en una extensa generalización.

Si pensamos en Internet como un lugar es fácil imaginar al periodista que se adentra en la Red como un explorador, enviados especiales pisando un nuevo territorio, por muy conocedores que sea de la Red no dejarán de encontrar espacios inexplorados. Y de ahí la ingenuidad y falta de mesura con la que en ocasiones nos lanzamos a las informaciones, saltando de un extremo a otro: en ocasiones desde el alarmismo más desaprensivo, generalizando lo que son fenómenos limitados y en ocasiones anecdóticos, o en el otro extremo, cayendo en el tecno-utopismo facilón, por falta de formación o de contrastación de las fuentes.

Es responsabilidad de los profesionales guardar un justo equilibrio. Después el público hará su propia interpretación (como siempre hace) de nuestras palabras, pero los profesionales no pueden eludir una parte de su responsabilidad. Los periodistas especializados son los ojos de quienes permanecen en las fronteras de este nuevo territorio, y ellos tienen el privilegio y el deber de contar con la mayor honestidad como es este nuevo espacio.

Este trabajo se distribuye con licencia de Creative Commons Attribution-ShareAlike License. Para ver una copia de la licencia visite http://creativecommons.org/licenses/by-sa/1.0 o envíe una carta a Creative Commons, 559 Nathan Abbott Way, Stanford, California 94305, USA.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *